Jedo Trim: Un cochecito de bebé Premium de construcción europea

Nuestro cochecito anterior no ha podido resistir el paso de dos niños, toca renovar.

La llegada de Marina ha puesto de manifiesto que cuatro años intensivos de uso de nuestro anterior cochecito han sido demasiados, y después de unos meses, ha tocado renovar y volver a sondear el mercado en busca del cochecito ideal.

Bueno, antes de nada, decir que no existe un cochecito de bebés ideal. Siempre habrá alguna carencia o cosa que no te guste, y siempre habrá otro modelo que haga algo que el tuyo no hace, pero después de echar un ojo a varias marcas, descubrimos una que acaba de introducirse en España y que es de lo mejor que he visto en mucho tiempo. Se llama Jedo, y es una marca polaca. De hecho, una de las cosas que más me gustó es que se fabrica íntegramente en Polonia.

La mayor parte de los cochecitos del mercado, y la mayoría de las cosas que compramos, están fabricadas en China. No tengo nada en contra de los chinos, pero creo que defender a las empresas europeas es algo que nos beneficia a todos. Además, estoy un poco harto de ver productos fabricados en China que en dos telediarios se estropean o tienen fallos de fabricación.

Buscando por las tiendas descubrimos la marca Jedo y su modelo Trim, y nos encantó. Sobre todo la versatilidad de poder combinar montones de colores, tipos de textiles y tres colores de chasis. Y es que esa es la principal ventaja, que se fabrica bajo demanda  con las combinaciones que decidas adatándose a tus gustos, y eso es algo que sólo he visto cuando compras un coche y generalmente tiene sus limitaciones. Aquí no. Puedes elegir 45 combinaciones distintas de colores con tres tipos de chasis. Eso puede ser una ventaja o un inconveniente, porque cuando voy a McDonald’s a mi me cuesta elegir entre si quiero nuggets o aros de cebolla, como para elegir entre tantos colores y combinaciones.

Buscábamos un cochecito que fuera similar al anterior que teníamos, y para eso debía cumplir una serie de requisitos: robusto, manejabilidad, amortiguación, peso óptimo, buen plegado, buenos materiales y una serie de detalles extra que encontramos en el Jedo Trim.

Lo que más nos gustó fue el capazo, que es enorme. Marina casi no entraba en el que usaron sus hermanos y en este sobra espacio por todas partes, y un detalle que nos pareció espectacular. La zona de la cabeza es reclinable, pudiendo elevarse para que el bebé se encuentre más incorporado. Esto viene bien cuando se hace algo mayor y tiene más interés por ver lo que hay fuera pero aún es pronto para pasarlo a la silleta. También es una ventaja cuando el bebé está congestionados con mocos, ya que ir más incorporado es más beneficioso para respirar.

Y otro detalle que me encantó. Cuando sueltas el capazo de la estructura y lo apoyas en el suelo, tienes la opción de abrir unas pequeñas patas que lo convierten en balancín, por lo que además sirve para dormir al bebé porque hace función de cuna-mecedora.

jedo_trim_lagoLos textiles son de lo mejor que he visto en un cochecito. Resistentes a la penetración del agua y a las manchas. Parece increíble que puedas echar encima de las telas exteriores kétchup o helado de chocolate y que con un poco de agua puedas limpiar todo sin dejar una sola mancha. Está claro que con este cochecito el frotar se va a acabar. Además, la capota se puede elegir en piel de distintos colores, tanto la del capazo como la de la silleta.

Hasta el colchón huye de las típicas espumas de otros fabricantes. Aquí todo es de origen natural. Y por si fuera poco, se puede regular la entrada de aire por la parte inferior para mejorar la transpiración.

Buena noticia para los padres altos o gente que sufre de la espalda: Tanto el capazo como la silleta están más altos que la mayoría de los modelos del mercado y el manillar es regulable en altura, convirtiéndose probablemente en el más alto de todos los que se puede encontrar. ¡Se acabó tomar un ibuprofeno después de usar el cochecito de tu bebé!

La cesta inferior es simplemente espectacular. Es amplia, y lo más importante, se puede sacar y volver a meter con una sola mano. Y puede quedar completamente cerrada con una solapa que se ajusta con imanes  para no tener que complicarnos abriendo y cerrando, y además, no llevar todo el contenido de la cesta a la vista.

El plegado es también sencillo. Se tira de dos gatillos con ambas manos y se empuja hacia delante. Ya está. No hay que hacer un máster de tres semanas para aprender a plegar el carrito. Y abrirlo es igual de sencillo.

La amortiguación de las 4 ruedas es como de otro planeta. Parece increíble que puedas moverte por aceras adoquinadas y el bebé casi no notar el traqueteo. Puedes andar por terrenos abruptos con gran facilidad. Además, las ruedas llevan gel en el interior, por lo que aún absorben más las irregularidades del terreno.

jedo_trim_ccY cuando el bebé crece y ya no quiere ir en el capazo, pasarlo a la silleta no es problema, ya que si hace falta puede reclinarse hasta ponerse completamente horizontal, como si fuera el capazo. Eso es especialmente interesante para las siestas fuera de casa. Además, la capota se puede extender hasta los pies, dejando al bebé completamente oculto. Parece una tontería, pero los días de viento nos puede venir muy bien.

De serie trae tanto la burbuja de plástico para proteger de la lluvia el capazo y la silleta, como mosquitera también para ambos. Además, un cubrepiés para la silleta del mismo color y tejido que el capazo, el que repele las manches y el agua.

¿Y tiene pegas? Hombre, a mi me parece una silla espectacular, pero eso no quiere decir que sea perfecta. Cuando vas con la silleta es algo más complicado acceder a la cesta inferior que cuando vas con el capazo: hay menos hueco para meter la mano.

Aunque la capota se abre y cierra sin problema, quizá haya que hacer un poco de fuerza para subirla y bajarla, aunque por otro lado eso nos asegura que no se va a mover.

El manillar se puede recoger para que cuando pliegues la silleta aún ocupe menos, pero hay que pulsar un botón con cada mano mientras lo giras, y a la gente con poca fuerza en las manos le puede costar un poco más.

Y finalmente los guardabarros de las ruedas traseras. Una buena idea, pero parece una solución implementada sobre la marcha, porque no se sujetan bien, y de hecho se nos perdió uno enseguida. La verdad es que no es algo vital ni mucho menos, pero ya que lo ofrecen, lo cierto es que no está a la altura del resto de la silla.

En conclusión, cada persona tiene unas necesidades distintas y hay bastantes modelos de cochecitos en el mercado, cosa que es de agradecer, aunque lo cierto es que a veces, como comentaba antes, tanta variedad sólo sirve para volvernos locos. Después de mirar varias opciones, realmente el Jedo Trim es un carrito que enamora, está en el segmento alto de los cochecitos pero no por fama o moda, sino porque realmente se lo merece.

3 comentarios sobre “Jedo Trim: Un cochecito de bebé Premium de construcción europea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *